5 hábitos que dañan los celulares

A muchos nos gustaría que los teléfonos fuesen eternos, ya que los usamos tanto que incluso nos llegamos a encariñar con ellos. Para mantener y conservar la vida útil de los celulares, sin embargo, hay conductas que se pueden evitar.

Algunas, las hacemos a diario sin ser conscientes del daño que les generamos. Así que si quieres conservar tu nuevo celular en las mejores condiciones posibles, presta atención a estos consejos. ¡Celulares más duraderos con sólo algunos cuidados!

Cargas extras y cortas sin haber agotado la batería

A veces, cuando estamos por salir de casa y la batería del teléfono está por la mitad, pensamos que una carga rápida para darle ese extra que no nos va a dejar incomunicados no representa un peligro. Sin embargo, esta conducta repetidas veces daña la vida útil de las batería de de los celulares. Mientras más lo hagas, más van a durar las cargas en tanto que la duración de la batería va a ser mucho menor.

¿Lo aconsejable? Gastar la batería hasta el final y una vez gastada, cargar el teléfono. Y si sales, raciónala lo mejor posible.

Prender los celulares después de agotada la batería

Muy pocos lo saben, pero ese remanente de batería en los teléfonos no es para gastarse hasta el final. Así que, ya sabes, una vez que el celular se apague por falta de batería no lo vuelvas a prender.

Está instaurada la creencia de que hay que gastar toda la batería para cargarlo de una vez. Sin embargo, con el avance de la tecnología y la evolución de los materiales de las baterías, este “mito” deja de ser cierto. Por ahora, si se apaga una vez, los expertos recomiendan cargar inmediatamente el teléfono.

Tirar del cable del auricular

Se sabe que una de las fallas más usuales en los smartphones tiene que ver con la ficha del auricular. Para los muy fanáticos de la música esto es sumamente importante porque los tirones y las dejadas en la mochila mientras escuchamos música pueden ser letales contra la vida útil de la entrada del auricular.

Este es un arreglo sencillo, fácil de solucionar para cualquier técnico. Sin embargo, la evolución de los teléfonos y en especial, sus pantallas, hace que ellos mismos tengan hasta cierta cautela para hacer este arreglo. Es decir, que no todos los que reparan celulares se animan a realizar esta reparación sin correr algún riesgo. Los celulares que más pueden correr peligro son aquellos con la pantalla 100% integrada, como los nuevos Motorola o los últimos modelos de Samsung.

La sugerencia, entonces, es tener mucho cuidado con los enredos y los tirones a los auriculares. Ten en cuenta que una ficha rota, que entra en cortocircuito, puede dañar cuanto auricular conectes. Puede suceder que tu manos libres ya no funcione o bien, que se escuchen sólo de un lado.

Otra alternativa inmediata es su variante bluetooth, pero la autonomía de los auriculares no supera las 3 horas.

No cargar tu teléfono hasta el 100%

Otro de los mitos recurrentes es la famosa “carga rápida” de los celulares al 80%. Es cierto que la última etapa de carga de los teléfonos es la más crítica. Sin embargo, no se recomienda desconectarlo durante la carga.

No todos los teléfonos poseen este sistema de carga rápida, y es sabido también que abusar de este recurso daña la batería mucho más rápido. Por eso, en vez de cargarlo hasta el 80% y desconectarlo para salir del apuro,  se recomienda dejarlo hasta el 100%.

Y tampoco lo dejes cargando toda la noche, un tiempo mayor del recomendado para tu modelo: el exceso de carga también daña la vida útil de la batería por sobrecalentamiento.

Dejar prendidas las antenas de Wi-Fi y Bluetooth

Otra de las formas de dañar la batería es abusar de los puertos de conectividad. Si bien el Wi-Fi hoy por hoy es tan necesario como el aire para muchos, la realidad al salir de casa e ir “captando” redes públicas o de Ad-Fi (cuando ingresas a algún sitio pero te pide registrarte para utilizar el Wi-Fi) puede arruinar la antena. La intermitencia de estas redes agota además, el uso de la batería.

Los expertos sugieren, en este caso, apagar la antena Wi-Fi al salir de casa o bien, en caso de no necesitar estar todo el día conectado, dejarlo en Modo Avión hasta llegar a destino. Otro de los riesgos (que es bastante real) de las redes públicas es el robo de información que vulnera los celulares.

Si bien estas son las cosas que más dañan a los teléfonos usualmente, existen otras que los estropean gradualmente, como utilizarlo en exceso mientras se carga la batería. Teniendo en cuenta estos consejos, la vida útil de tu celular se puede extender un poco, no sólo por la costumbre del uso, sino también para no sufrir la muerte súbita y, en consecuencia, buscar uno con suma urgencia.

En los teléfonos con Android, la vida útil se calcula en promedio en dos años de uso. Con estas precauciones, se puede prolongar hasta más de un año con respecto a ese lapso. ¿Ya tomaste nota?

Author: Ganix Trejo

Ingeniero técnico industrial, ahora en Máster en Ingeniería en Organización Industrial, aficionado y curioso en todo lo referente a la tecnología. Intento ayudar en lo que sea desde la página donde soy fundador y redactor, droidpanic.com. Ganix Trejo

Share This Post On