Muchas veces permanecemos años y años en la misma compañía de telefonía celular aunque todos nuestros amigos y conocidos estén en otra, y aunque no nos convenga, porque… queremos conservar la línea. Bueno, hace algunos años ya en Argentina entró en vigencia la ley de portabilidad numérica, lo que facilita este trámite para que puedas conservar tu línea y cambiarte al proveedor de telefonía móvil que quieras.

Vamos a ver qué significa esto de la portabilidad, qué beneficios trae y cómo hacer el trámite.

Aunque actualmente el trámite de la portabilidad numérica sea simple, fácil de llevar a cabo, rápido y cómodo, quedan muchas personas que por no saber bien qué es, o por pensar que es otro de esos pasos burocráticos engorrosos, se resiste a ingresar en el mundo de quienes ya están disfrutando de conservar su línea telefónica y operar con la compañía que desean. Si bien cada empresa tiene su forma de hacer el trámite, la realidad es que todas quieren tener más clientes, así que dedican sus mayores esfuerzos para que los usuarios no tengan que molestarse demasiado para cambiar de operador y así formar parte de la clientela de su prestadora.

Qué es la portabilidad numérica y cuándo surgió

La portabilidad numérica es la posibilidad de conservar el número de teléfono aun cambiando de compañía o realizando una mudanza. En Argentina, la portabilidad numérica sólo existe para la telefonía celular, no así todavía para las líneas fijas.

Si bien se reglamentó en el año 2000, la funcionalidad entró en vigencia en 2010 a partir de la Resolución 98/2010, y el ente que la regula es el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM).

Cómo hacer el trámite

Para acceder a la portabilidad numérica es necesario ser el titular de la línea. Cada compañía tiene un formulario que el usuario deberá completar en el caso de querer pasarse a esa prestadora. Muchas ofrecen la posibilidad de hacer el trámite por internet o por teléfono, lo que facilita el proceso, y otras solicitan que sea en forma personal. De todas maneras, el cambio es casi inmediato, dado que envían la tarjeta SIM al domicilio que se solicite y a partir de ese momento el usuario puede comenzar a operar.

Cabe destacar que el equipo a utilizar puede seguir siendo el mismo, siempre y cuando esté desbloqueado o sea liberado. Los costos para el cambio pueden variar según cada empresa, por lo que deberás realizar la consulta con tu prestador.

Para más información acerca del trámite de portabilidad podés ingresar a ver este vídeo.

Qué beneficios trae la portabilidad

El primer beneficio es mayor libertad. Gracias a la ley de portabilidad numérica, empezó a concebirse la posibilidad de cambiar de empresa de telefonía móvil como un derecho, lo que implicó que se eliminaran algunos obstáculos, como por ejemplo, el hecho de tener que cambiar de línea telefónica. Es así como al considerarse un derecho, gracias a la ley de portabilidad se estableció que el cambio de compañía no implicaría perder la línea.

Mayor seguridad: se registraron varios casos en los que los números de teléfono de los usuarios que sí decidían cambiar de compañía aun perdiendo su línea, pasaron a pertenecer a otras personas que recibían constantemente llamadas destinadas a los dueños anteriores de dicha línea, muchas veces confidenciales o poco deseadas, y en todos los casos, molestas. De esta manera, al alentarse a los usuarios al conservar las líneas, se minimizaron los efectos negativos que esto tenía (aunque también se operó fuertemente en la protección para que líneas usadas no pasaran a manos de usuarios nuevos).

Otro beneficio, es mayor capacidad de reclamo. Anteriormente en el caso de que no nos gustara la compañía en la que estábamos, si bien era fácil pedir una línea a otra empresa, debíamos estar dispuestos a perder nuestro número de teléfono y entonces nos arriesgábamos a que no nos llegaran determinados mensajes o llamadas, perder algunos contactos o que no recibiéramos esa llamada para la entrevista laboral que tanto estábamos esperando.

Nuestra línea telefónica la ingresamos en incontables formularios, y al cambiarla, nos veíamos obligados a hacer memoria y revisar uno por uno los lugares en los que podíamos haber dejado nuestra anterior línea y asegurarnos de que tuvieran la nueva. Lo más fácil quizás eran los familiares y amigos, pero… los servicios como la luz, el gas, las expensas, el banco, y otro sinfín de empresas y servicios que contaban con nuestro contacto debían ser informados de este cambio, y siempre, siempre nos olvidábamos de alguno.

Poder cambiar de compañía conservando nuestra línea permite que ya se nos identifique siempre con el mismo número de teléfono, sin necesidad de cambiarlo.

La portabilidad numérica permite un mejor uso de la numeración: ¿qué significa esto? Bueno, como con todos los servicios que funcionan con una numeración, llega un punto que las combinaciones disponibles se terminan. Con la posibilidad de conservar la propia línea, se evita que constantemente un gran caudal de usuarios que ya tenían un número de teléfono tengan que usar un nuevo número, de manera que los números disponibles alcanzarán por más tiempo.

Claramente la regulación para que conservar la línea de teléfono sea no sólo posible, sino además práctico y sencillo fue un claro avance de la telefonía en Argentina y si bien queda un largo trecho por recorrer para agregar las líneas fijas, es un rasgo muy positivo para que todos podamos


Ganix Trejo

Ingeniero técnico industrial, ahora en Máster en Ingeniería en Organización Industrial, aficionado y curioso en todo lo referente a la tecnología. Intento ayudar en lo que sea desde la página donde soy fundador y redactor, droidpanic.com. Ganix Trejo